¿Te ayudamos a forjar el cartel de tu vida?

¿Te ayudamos a forjar el cartel de tu vida?

«Hola,
Os escribo porque me interesaría que me realizárais dos figuras de un Don Quijote y Sancho al estilo de siluetas de Saura. ¿Sería posible?»

 

Este fue el primer mensaje que Leyre nos escribió. Un correo electrónico breve pero que encerraba, sin nosotras aún saberlo, una historia extraordinaria de perseverancia y autoconfianza.

Rápidamente le contestamos que ¡por supuesto nos encantaría darle forma al proyecto! ya que, aunque nuestro trabajo ya es muy creativo, hay encargos fuera de lo común que te hacen serlo aún más y con los que fluimos enormemente durante su creación en el taller.

Así que nos mandó un pequeño esbozo sacado de internet, que nosotras reproducimos a tamaño real y a partir del cual empezamos a trabajar.

Esta es la historia que nos cautivó y que hizo que este cartel fuera todo un reto para nosotras:

 

En 2010, Leyre trabajaba en una productora de cine y, aunque era feliz, ella fantaseaba con la idea de ser profesora algún día.

Sin pensarlo mucho, decidió presentarse a oposiciones en Navarra y Aragón y se preparó solo tres temas (de los setenta y tres que entraban a examen).

Uno de esos tres temas era ‘El Quijote’. No tuvo la suerte de que saliera ninguno de ellos y no aprobó.

En 2014, volvió a presentarse, con algunos temas más, pero tampoco tuvo suerte, no le salió ninguno y suspendió por segunda vez.

En aquel momento, Leyre empezó a tener claro que quería ser docente a toda costa. Le puso empeño y se puso a estudiar muy en serio. Y, aunque justamente esos años siguientes no convocaron oposiciones, ella siguió estudiando a tope. Su madre (¡ay, las madres!) fue la persona que más la ayudó, escuchando los temas que se aprendía, día tras día. Al final, llegó a prepararse cuarenta. Pero «El Quijote» seguía siendo su preferido, siempre. De hecho, era el que ella quería que le saliera en el examen y el que solía recitarle contínuamente a su madre.

Unas Navidades, en la casa del pueblo de sus padres, en Navarra, su madre decidió poner un árbol de Navidad de madera en una pared del comedor. El padre le preguntó qué pondrían cuando sacaran ese árbol y su madre respondió: «Mira, se quedará el clavo, y el día que Leyre apruebe las oposiciones, ¡pondremos un Quijote!»

En 2018, volvieron a convocar oposiciones y Leyre se presentó en Catalunya i en Aragón. Aprobó en las dos con plaza (¡aunque en ninguna de las dos le salió ‘El Quijote’!)

Quedó pendiente, pues, hacer ese Quijote para colgar en la pared, ya que siempre tuvieron claro que ese premio tenía que estar allí. Empezaron a ver diseños y les gustó mucho el de Antonio Saura, pintor aragonés. Así que, ya que las oposiciones habían sido en Catalunya y en Aragón, decidieron que la figura debía estar creada por algún/a artista catalán/a. Y buscando opciones en redes sociales e internet, dieron, por suerte, con nosotras 🙂

El resultado final, cuando todo cobra sentido. Es el momento de separarte de la obra, tomar distancia y tratar de observar desde los ojos de la persona que acogerá tu trabajo. Y esa satisfacción que sientes te indica que todo está bien ❤️

"Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades" -Miguel de Cervantes-

Y aquí dejamos un espacio para cuando Leyre nos envíe la fotografía del cartel colgado en casa de sus padres, que nos consta que no han podido ir todavía al pueblo.

¡Ansiosas por verlo en su sitio!

Si tú también quieres que forjemos el cartel de tu vida, aquí encontrarás algunas ideas de diseños y tipografías.

También puedes escribirnos, a nicknom@nicknom.com, si deseas que diseñemos juntxs un producto totalmente personalizado.

¿Te animas a escribir en hierro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.